Por primera vez en una década habrá real competencia dentro las fuerzas políticas mayoritarias en distritos cruciales y eso puede ordenar o redefinir el mapa del poder interno en cada espacio – LA NACION
Fuente original