Nuevos datos demuestran que el potencial de la carne está intacto en el imaginario de los consumidores locales.
Fuente original