El perfil bajo adoptado por REvil o Darkside, protagonistas de los últimos grandes ciberataques, para evadir titulares y actuaciones policiales deja hueco para que entren en escena nuevos actores – LA NACION
Fuente original