La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria detalló que los cuatro futbolistas argentinos «ingresaron a Brasil presentando información falsa» y que la decisión de interrumpir el partido «nunca fue su competencia».
Fuente original