Ante la poca oferta que queda, algunos se pagan más de un millón de dólares – LA NACION
Fuente original