Alberto Fernández dejará de tener agenda en la residencia presidencial. Viajará por el interior y llevará todas sus reuniones a la Casa Rosada. En Gobierno minimizan el impacto electoral.
Fuente original