El oficialismo sale debilitado perdiendo algunas provincias, en especial donde sobrevive la clase media.
Fuente original