Una escritora compartió cinco años con el presidente de Francia y su esposa, Brigitte. Ella tiene sus propio sector en el Elíseo y él la llama cada 90 minutos y le consulta casi todo. Amigos y asesores dicen que, pese a que ella podría ser su madre, su vínculo sigue siendo ahora tan fogoso como hace 30 años.
Fuente original