El recluso sufrió un accidente cerebrovascular y estuvo esperando tres meses por la resolución judicial que permitiera su internación en una institución médica apropiada, pero nunca llegó y terminó falleciendo.
Fuente original