El gobierno de Nicolás Maduro ha presionado a PDVSA para que reinicie la refinería a medida que la economía del país se reabre de los confinamientos pandémicos. Al mismo tiempo intenta duplicar la producción de combustible para cubrir sus escasez.
Fuente original