Las bajas más pronunciadas fueron en leches refrigeradas, no refrigeradas y en polvo.
Fuente original