Más que sacar una bandera blanca, trató de imponer y no negociar. Venía cargada Cristina del domingo, por el pésimo resultado electoral y una vibrante reunión con Alberto, a quien le atribuyó la responsabilidad del fracaso.
Fuente original